INVERSIÓN EN SALUD EN MÉXICO

Uno de los temas de mayor importancia en cualquier país es la salud de sus habitantes  y uno de los indicadores para conocer qué tanta importancia o no se le da al tema es conocer el porcentaje de recursos e inversión que se destinan a dicho rubro.  Los países más avanzados en bienestar e ingreso de las familias registran porcentajes elevados en lo referente al cuidado de la salud.

De acuerdo a la OCDE, en México el gasto público en salid equivale al 6.2% del producto interno bruto, es decir, nuestro país se encuentra por debajo de la media que registran los 34 países miembros de la OCDE de 9.3% solamente por arriba de Estonia con 6% y Turquía con 5.1%.

Desafortunadamente en nuestro país acorde con la OCDE el 9.2% del gasto total de salud se va en gastos administrativos del sector público, lo que provoca que el desembolso personal alcance el 50% del gasto total en salud, lo que coloca a México en el lugar más alto de la tabla.

La pobreza familiar sigue creciendo debido a los altos costos que representa recibir algún servicio en materia de salud.

La asistencia médica en México es prestada por el IMSS y el ISSSTE, un servicio que se ofrece a cambio de descontar una cuota vía nomina del trabajador. A pesar de ser un servicio público esto no exime a las familias de tener que cubrir los diversos gastos consecuentes al padecimiento en cuestión.

Por otro lado tenemos a quienes tienen posibilidad de percibir un servicio privado de salud,  donde el alto costo de los hospitales han convertido el contratar un seguro de gastos médicos mayores como una prioridad para todo aquel que trabaja de manera independiente o que tiene posibilidad de atenderse fuera del sector público.

Aunado al alto costo que representa tanto para ricos como para pobres el recibir atención médica en México existe la falta de cultura referente al cuidado de la salud.

Es necesario que el gobierno genere nuevas políticas públicas en temas de salud y que no opte por un recorte al presupuesto del próximo año, de modo que pueda existir una disminución en el gasto que los mexicanos hacemos cada año en nuestra salud.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *