AGAINST THE SYSTEM

Kinder, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Universidad, Maestría, Doctorado y todos los diversos tipos de estudios que se te puedan ocurrir representan la gama de etapas que tiene un ser humano académicamente.

Un sistema que particularmente en México su proceder genera más dudas que certidumbre y que nos demuestra que las escuelas han sido diseñadas para producir muchos empleados y pocos empresarios.

El problema del sistema va más allá de las instituciones educativas y sus programas, se incrementa cuando el ser humano centra su vida a un salario.

Año tras año las universidades presumen el número de egresados que ingresaran a la fuerza laboral y que gracias a sus habilidades profesionales estarán trabajando para el dinero.

Tras egresar los jóvenes aspiran a avanzar a grados más elevados de estudios para ampliar su capacidad intelectual y profesional en búsqueda de un mejor puesto que el actual.

Ingenieros, Abogados, Médicos, etc. El problema es confundir su profesión con su negocio. El centrarse en convertirse en lo que se estudio hace que las personas olviden cuál es su negocio, ya que pasan más tiempo cuidando e incrementando el negocio de alguien más.

Afortunadamente en la actualidad la luz al final del túnel parece ser más clara cuando observamos a más jóvenes con ganas de hacer las cosas diferentes y no seguir el camino que el sistema ha propuesto.

El ver más gente joven emprendiendo, luchando por sus sueños, enfrentando tropiezos y volviendo a comenzar, con nuevos ideales, nos genera un nuevo panorama de que los límites cada uno los pone y de que es posible ir generando cambios positivos en nuestra sociedad.

Emprende, no tengas miedo, arriésgate!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *